Musiqueando: El ronco canto de los erquenchos

Conoce este interesante instrumento latinoamericano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto y fotos: Edgardo Civallero*

Un erquencho, erkencho, erque, erke o irqi es un aerófono (instrumento de viento) de uso tradicional en el noroeste de Argentina y el sur de Bolivia. Básicamente, se trata de un tubo denominado “boquilla” o “pajuela”, de entre 8 y 15 cms. de longitud y hasta 1 cm. de diámetro, elaborado a partir de un segmento de caña de Castilla (Arundo donax) o sokhosa/suqusa (distintas bambusáceas del bosque húmedo boliviano). Dicho tubo está dotado de una lengüeta en el extremo proximal o de soplo (cerrado por un nudo o tabique natural de la caña) y de un enorme pabellón en el extremo distal (que permanece abierto).

Probablemente derive de ciertos aerófonos tradicionales campesinos europeos de características similares, bastante populares en el continente en general y en la península ibérica en particular (p.e. el turullu de Asturias); hasta el momento no se han encontrado evidencias arqueológicas, documentales o etnográficas que permitan afirmar un origen prehispánico o indígena sudamericano. El nombre, por su parte, parece referirse al término quechua irqi, “niño” (aunque aún no se ha establecido el motivo para semejante asociación de conceptos) o a una voz aymara (irqi) que designaría al instrumento en sí.

Desde un punto de vista estrictamente musicológico, se lo define como un clarinete idioglótico. Como todo clarinete, posee un cuerpo (en este caso uno fino, muy corto y prácticamente cilíndrico –la “pajuela”– al cual a veces se le agrega una parte del pabellón) provisto de una lengüeta simple de tamaño variable que, con el soplo, se convierte en una lámina batiente y genera el sonido; en las variedades idioglóticas, tal lengüeta se crea a partir del propio tubo (a diferencia de lo que ocurre con los clarinetes heteroglóticos, como el de banda/orquesta europeo, en donde la lengüeta es un elemento totalmente independiente, e incluso de un material distinto al del cuerpo principal del instrumento).

La lengüeta se corta hacia abajo, con el cabo libre de la lámina orientado hacia el extremo proximal. A veces, el final del corte se asegura exteriormente con hilo de algodón; tal atadura evita, por un lado, que los cortes provocados al crear la lengüeta se prolonguen y terminen rajando toda la caña; por el otro, define la longitud de la lámina y, por ende, la altura relativa del sonido que emite. Entre la lengüeta y el cuerpo principal del instrumento suele colocarse un hilo muy fino, un cabello humano o un pelo animal (crin de caballo, bigote de gato), el cual impide que, con la humedad condensada del soplo, la lámina se adhiera a la caña, se inmovilice y no genere sonido alguno.

Debido a sus reducidas dimensiones, el cuerpo de este particular clarinete no cuenta con orificios de digitación, es decir, con un mecanismo que permita la producción de distintas notas. Eso no significa que el intérprete sea incapaz de alterar y modificar la altura del sonido emitido: merced a la combinación de una serie de técnicas bastante complejas (variación de la intensidad de soplo, de la presión de los labios o los dientes incisivos sobre la lengüeta, del punto donde esa presión se ejerce, etc.) puede obtenerse una gama sonora bastante amplia e interesante.

En el extremo distal del tubo se coloca un pabellón de amplificación (de asta, calabaza, metal, plástico, o una combinación de algunos de estos materiales) que resulta descomunal en comparación con el cuerpo del instrumento; ese tamaño desproporcionado suele motivar que algunos músicos se refieran al erquencho como “cuerno con boquilla”, o que empleen nombres reservados a bocinas andinas de cuerno, tales como “pututo” o “asta”. Los pabellones suelen ir labrados, grabados, pintados de colores vivos y/o profusamente decorados con cintas, trenzas y borlas de lana.

El sonido del erquencho podría describirse como un zumbido ronco y quejumbroso, y sus características (altura, timbre, potencia) dependen tanto del material, la longitud y el diámetro de la “pajuela” como de las dimensiones del pabellón y de la lengüeta. Los intérpretes tradicionales no suelen emplear notas claramente determinadas: prefieren producir una emisión sonora continua (dentro de un rango limitado por las posibilidades físicas del instrumento) que va fluctuando, interrumpiéndose aquí y allá y buscando imitar, por lo general, el particular estilo de canto de la región de la cual es nativo. Tarija y parte del noroeste de Argentina poseen una cultura musical común (a veces incorrectamente etiquetada como “tritónica”), con un repertorio caracterizado sobre todo por el canto de coplas; en ellas destaca el uso habitual y reiterado del “kenko” (del quechua qinqu, “ondulación”), un bellísimo portamento realizado en falsetto.

Generalmente se lo interpreta acompañado por una caja (cajita chapaca, caja chayera, caja puneña), una variedad de tamboril andino (también conocido como “tinya” en Perú) que consta de un aro de madera de unos 10-15 cms. de altura y unos 25-45 cms. de diámetro sobre el que se tensan dos parches de cuero pelado, sin sobre-aros y unidos entre sí por una correhuela de tiento o soga. Se percute con una maza conocida como huajtana o guastana (del quechua waqtana, “lo que golpea”). Erquencho y caja son ejecutados simultáneamente por el mismo músico, que con una mano sujeta el pabellón del aerófono que sopla y con la otra percute el membranófono, que cuelga de su muñeca.
En Argentina se lo llama “erquencho” o “erkencho”, y es utilizado en toda la provincia de Jujuy y en el área de pre-puna de la provincia de Salta, al noroeste del país. Allí se encuentran distintas variedades del instrumento, cada una caracterizada por particularidades regionales. Así, en la puna jujeña se lo suele construir con cuerno de cabra (debido a la escasez de ganado bovino) y en el oriente de la misma provincia, con chapa de cobre o bronce. En Salta se encuentran erquenchos que combinan asta y metal y alcanzan tamaños considerables. Para construir la lengüeta, los constructores argentinos dejan intacto el nudo proximal de la caña; en algunas versiones más modernas, realizan un hueco rectangular e insertan una lámina de placa radiográfica u otro material similar (lo cual, por cierto, convierte al clarinete en heteroglótico).

En Bolivia, por su parte, se lo denomina “erque” o “irqi” (probablemente la designación original) o, según algunos autores, “huacachupa” (del quechua wakachupa, “cola de vaca”), y se lo encuentra sobre todo en el departamento de Tarija, al sur del país (aunque también se ha detectado su presencia en el vecino departamento de Potosí, en regiones como Calcha). Allí es muy habitual que la lengüeta se abra directamente partiendo el nudo de la caña en el extremo proximal, y que los pabellones sean grandes cuernos bovinos muy ornamentados.

De acuerdo a la división del uso de los instrumentos andinos por estaciones, el erquencho es un instrumento “de verano” o, más concretamente, de estación húmeda (el jallu pacha Aymara o paray tiempu Quechua): el periodo comprendido entre el Día de Todos los Santos y el Domingo de Resurrección (final del Carnaval). En Argentina se lo emplea solo, para interpretar distintos “toques” (particulares de cada momento y región), o para acompañar el canto de coplas y las rondas de danza. En este último caso, el ejecutante o “erquenchero” se coloca en el centro de la rueda de bailarines y cantantes. Durante los Carnavales son tradicionales las “erquenchadas” en donde varios ejecutantes tocan juntos, ajustándose solo al ritmo (pero no a la melodía), lo que crea un impresionante tapiz sonoro. En Bolivia acompaña a las “rondas de erque” carnavaleras (similares a las argentinas) y a las coplas entonadas durante festividades religiosas como la de la Virgen de Chaguaya.

Para leer

Cavour, Ernesto (1994). Instrumentos musicales de Bolivia. La Paz: Edición del autor.
Pérez Bugallo, Rubén (1996). Catálogo ilustrado de instrumentos musicales argentinos. Buenos Aires: Ediciones del Sol [Biblioteca de Cultura Popular : 19].

Para escuchar

Parejo, Rafael (s.f.). Argentina: Tritonic musics of the North-West / Argentine: Musiques tritoniques dy Nord-ouest. UNESCO / International Music Council.
Valladares, Leda (s.f.). Documental folklórico, vol. I. Quebrada de Humahuaca. Serie Mapa Musical de la Argentina. Disc Jockey SCA.

Para ver

Erquenchos en el Festival de la Copla y el Erkencho de Cangrejillos, Jujuy [Foto: El Tribuno, 22.01.2013]. http://www.eltribuno.info/jujuy/Multimedios/imgs/218124_620.jpg
Coplera y su erquencho en el Festival del Queso y la Copla de Chorrillos, Jujuy. Foto de Viviana García, en FotoRevista. http://www.fotorevista.com.ar/SFotos/12/10/19/121019055651g.jpg
Tocador de erquencho en el Festival del Queso y la Copla de Chorrillos, Jujuy. Foto de Viviana García, en FotoRevista. http://www.fotorevista.com.ar/SFotos/12/09/02/120902072457.jpg
Bernabé Montellanos interpretando un erquencho de cuerno de cabra para el disco “Huellas del tiempo”, CD asociado a la película “Pallca”. http://3.bp.blogspot.com/-hxhYzf74Ick/UC-8GfT2UjI/AAAAAAAABA0/clURbONGXHI/s1600/DIRECTO+02.jpg
Erque boliviano, en los Koninklijke Musea voor Kunst en Geschiedenis (Bruselas, Bélgica). http://www.mimo-db.eu/media/KMKG-MRAH/IMAGE/1990.028.jpg

* Edgardo Civallero (Buenos Aires, Argentina, 1973) es bibliotecario, músico, investigador, editor y escritor. Estudió Bibliotecología y Documentación en la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), así como Historia (especialidad Antropología y Arqueología), y se especializó en la recolección y gestión de la tradición oral/sonora y el conocimiento indígena latinoamericano. Ha publicado numerosos trabajos académicos referidos a su profesión, y ha incursionado en sus otras pasiones: la música tradicional sudamericana, la literatura y la ilustración. Actualmente edita la revista digital de acceso abierto “Tierra de vientos” sobre música y cultura andina (http://tierradevientos.blogspot.com.es/).

Categorías:Musiqueando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: