Las intermitentes de Cuarón

Las pausas crean grandes inicios

20-gravity-alfonso-cuaron

José Antonio Guillén

El México de los 80´s fue una época llena de crisis, de globalización, de avances tecnológicos y de una gran revolución que acuñó una variedad de conceptos en cuestiones de moda, música, televisión entre otros. A finales de esta década nuestro país presenció el inicio de la carrera de uno de los directores nacionales más prometedores: Alfonso Cuarón Orozco.

20140303-AlfonsoCuaron
Desde el inicio de su trayectoria Cuarón presento una narrativa plagada de “intermitentes”, donde sus protagonista, con recurrentes conflictos internos y trastornos del pasado generan extensas y persistentes pausas que les permite lograr su renacimiento.

La Hora Marcada, programa de televisión que inició transmisiones en 1988, fue uno de los primeros pasos donde Alfonso logró experimentar un estilo que a futuro se convertiría en un constante recurso para la construcción de sus personajes: el desarrollo de sus historias es la continua búsqueda del “renacer” marcando con detalle el tiempo y las pausas de sus protagonistas.

Con una historia inter relacionada con el tiempo y la muerte, el realizador mexicano presenta Reloj uno de los cinco capítulos donde él participó como director y guionista.
Reloj, bajo la primicia de “No es bueno hacer esperar a la gente, pero en muchas ocasiones es lo mejor”, Leo, el personaje principal de la historia, se ve relacionado con el espíritu de Amado, un fantasma que vive en un reloj gracias a una maldición heredada; El espectro bajo una rutina semanal intenta explicar que el tiempo no se detiene, ni mucho menos se destruye, logrando en Leo largos momentos de reflexión y tras concluir su larga espera, acepta heredar la maldición de Amado, llevándolo a un nuevo inicio.
Tres años más tarde Alfonso Cuarón presenta su primer largometraje; La historia de Clarisa y Tomás bajo el titulo de Solo con tu pareja. De nuevo, observamos el sello muy particular de Cuarón, dos personajes con un pasado oscuro y un presente lleno de “intermitentes” que incitan a breves momentos de reflexión logrando una gran pausa en el clímax de la historia. Al final lo único que vemos caer de la Torre Latinoamericana, es el ego.

Alfonso Cuaron Golden Globes
Para 1995, en La Princesita (A little princess) distinguimos una protagonista, quien tras la primera guerra mundial queda huérfana creando pequeñas pausas de fantasía para evadir su realidad.

A lo largo de su filmografía, podemos constatar en sus relatos la característica principal: el tiempo con su respectiva pausa. Tal como lo vemos en: Grandes esperanzas (Great Expectations 1998), Y tu mamá también (2001), Harry Potter y el prisionero de Azkaban (Harry Potter and the Prisoner of Azkaban 2004) y Niños del hombre (Children of Men 2006).

En el 2013, Alfonso Cuarón presenta, lo que hasta ese momento de su vida, es la producción más ambiciosa de su carrera, Gravedad (Gravity 2013). Haciendo a un lado el gran derroche tecnológico de la cinta, su contenido narrativo nos muestra claramente la recurrente estructura de sus actores principales.

La Dra. Ryan Stone, desde su presentación en el filme, manifiesta inseguridad y temor. Durante el desarrollo de la cinta, con un recurso metafórico, Cuarón, genera varias pausas en la historia donde hace visible el pasado caótico de la protagonista. Una vez más podemos observar que su personaje principal esta sumergida en el factor “tiempo” con ligeros momentos de pasividad que le hacen reflexionar y desprenderse de su pasado, para así lograr un nuevo inicio.

Pensando en la obsesión que ha generado el realizador mexicano con el “Tiempo”, podemos mencionar como dato curioso que “Gravedad” tiene una duración de 90 minutos, que es el tiempo que tarda la Estación Espacial Internacional en dar una vuelta alrededor de la Tierra a una velocidad de 27 km/h.

ut_cuaron_large
Alfonso Cuarón, nos ha sumergido en su pensamiento a través de sus películas, nos ha llevado a momentos embarazosos, a lugares fantásticos, a largos viajes, a épocas futuristas e inclusive, hasta fuera de la órbita terrestre. Pero tal vez , solo nos invita a generar “intermitentes” en nuestras vidas, buscar ese largo espacio tiempo que nos permita desintoxicarnos de nuestro pasado y entender que las pausas crean grandes inicios.

Categorías:Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: