Tango: una expresión artística y política de los excluidos

El tango más que sensualidad, también constituye resistencia ante la adversidad que viven las y los habitantes de los arrabales, desde la poesía, el baile y la militancia.


 

tango

Por Rafael Ugalde

El campo político se entrecruza con el campo cultural y es en este cruce donde el tango adquiere un lado politizado, puesto que en este diálogo de fuerzas y voluntades se manifiestan las intersubjetividades de las y los individuos que fueron excluidos por la estructura de dominación, es un danza con influencias negras, que lo bailan migrantes, cafiolos , compadritos , loras , cafishios y chorros . Aquí toma una expresión de resistencia contra la moral impuesta, la modernidad y las estructuras de dominación.

El arte es una expresión popular en donde se conjugan las necesidades, ilusiones, inquietudes, anhelos y protestas de un pueblo, especialmente de un colectividad excluida por la sociedad acomodada rioplatense, no obstante, ese simbolismo popular que en un principio es perseguido y prohibido, posteriormente se le intenta resignificar desde los intereses de las distintas dictaduras militares que sufrió la sociedad argentina.

Ese Otro (el negado, quien no es tomado en cuenta por el “progreso”, la víctima de las estructuras de explotación), comparte y manifiesta su malestar, su indignación contra una sociedad que no permite la producción y reproducción de la vida humana. Esa persona que padece hambre, se encuentra en una danza que acerca dos humanidades, las une en dos compases de cuatro tiempos. El tango más que sensualidad, también constituye resistencia ante la adversidad que viven las y los habitantes de los arrabales, desde la poesía, el baile y la militancia. El gotan propone otra forma de reconocimiento de la persona y de la colectividad. “La danza del tango, es un encuentro con uno mismo, que nos brinda colocarnos de pie, mantener nuestro equilibrio, nuestro eje, para poder ir al encuentro del otro.”

En las letras ser reconoce la visión de un mundo adverso para la otredad, se pasa hambres, discriminación y desprecio. Celedonio Flores pone en evidencia la desesperación de las y los “sin voz”.

Sus pibes se mueren de frío

y lloran, hambrientos de pan…

La abuela se queja de dolor,

doliente reproche que ofende a su hombría.

También su mujer,

escuálida y flaca,

con una mirada

toda la tragedia le ha dado a entender.

Ángel Villoldo con maestría comparte su descontento por una sociedad que engaña. Pone de relieve diferentes esferas de la vida cotidiana, no obstante, su posición ante el llamado progreso no es optimista ni alentador, pero tiene en que la salida está en la educación para construir una sociedad para bien vivir. Su aguda crítica alcanza a sacerdotes y diputados, los dos vistos como ladrones y estafadores.

Se presenta un candidato,

diputado nacional,

y a la faz de todo el mundo

compra el voto popular.

Se come asado con cuero

y se chupa a discreción

celebrando la matufia

de una embrollada elección .

En el ámbito de la militancia se tiene la abierta inclinación política del poeta Homero Manzi quien no niega su simpatía por Leandro Alem e Hipólito Yrigoyen . Tras el golpe de Estado de 1930, Manzi protesta enérgicamente tomando junto con otros amigos la Facultad de Derecho. Posteriormente participa en la fundación del grupo radical FORJA. Homero es reconocido principalmente por ser autor de grandes obras literarias, tales como “Malena”, “Ninguna”, “Sur”, “Barrio de tango”, “Campo afuera”, “Después”, “Milonga del novecientos” , entre muchas otras; las cuales fueron musicalizadas por diferentes maestros del tango.

Enrique Santos Discépolo no oculta su peronismo, lo cual posibilita que su círculo de “amistades” se aleje de él. Muere solo y enfermo en 1951. Su poesía presenta una realidad cruda, grotesca y pesimista; gran parte de sus obras son prohibidas por las diferentes dictaduras militares durante el siglo pasado en Argentina, por ejemplo “Cambalache”, “Yira, Yira” y “Qué vachaché”. A través de la radio promueve su apoyo a Perón:

“Nacieron de vos, por vos y para vos. Esa es la verdad. Porque yo no lo inventé a Perón, ni a Eva Perón. Los trajo esta lucha salvaje de gobernar creando, los trajo la ausencia total de leyes sociales que estuvieran en consonancia con la época. Los trajo tu tremendo desprecio por las clases pobres a las que masacraste, desde Santa Cruz hasta lo de Vasena, porque pedía un mínimo respeto a su dignidad de hombres y un salario que los permitiera salvar a los suyos del hambre. Sí, del hambre y de la terrible promiscuidad de sus viviendas en las que tenían que hacinar lo mismo sus ansias que su asco. No. Yo no lo inventé a Perón ni a Eva Perón. ¡Vos los creaste! Con tu intolerancia. Con tu crueldad. Con la misma crueldad aquella del candidato a presidente que mataba peones en su ingenio porque le pisaban un poco fuerte las piedritas del camino a la hora de la siesta…”

Otro representante de la militancia es Osvaldo Pugliese, hijo de un obrero del calzado, él ofrece ejemplo de congruencia y resistencia. Miembro del Partido Comunista de Argentina, varias veces encarcelado, perseguido y gran parte de su obra prohibida por militares; su orquesta la convierte en una cooperativa siendo fiel a sus ideas marxistas. Él y sus músicos tuvieron la valentía de grabar memorables tangos y milongas que hablaban acerca de la cuestión social, entre ellas “Milonga del Soldado”, de Horacio Guarany, en donde expresa la necesidad de la lucha no violenta; “Milonga para Fidel”, dedicada a Fidel Castro (Pugliese/Arce), “Bronca”, (Rivero/Battistella) crítica mordaz contra la modernidad que exalta a los ladrones y suprime toda libertad.

Existieron experiencias de tangos y milongas escritos por anarquistas, no obstante estos fueron menos, una parte de estos militantes (los más orgánicos]) concebían el tango como una danza lasciva, prostibularia e inmoral; por lo tanto la anarquía no debía rebajarse a los vicios del hombre . Algunos letristas y poetas tuvieron en mente la cuestión social y los sucesos políticos que se desarrollaban en la Argentina de principios del siglo XX; Mario Battistella narra en “Al pie de la Santa Cruz” cómo se deportaban a líderes sindicales o a trabajadores que organizaban huelgas, todo este de actos eran reprimidos a causa de la Ley de Residencia de 1902:

Declaran la huelga,

hay hambre en las casas,

es mucho el trabajo

y poco el jornal;

y en ese entrevero

de lucha sangrienta,

se venga de un hombre

la Ley Patronal.

Los viejos no saben

que lo condenaron,

pues miente, piadosa,

su pobre mujer.

Quizás un milagro

le lleve el indulto

y vuelva en su casa

la dicha de ayer.

En cuanto los militares toman el poder en diferentes emisiones (1930, 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976) reprimen la cultura popular y toda expresión de baile colectivo. El poder fetichizado, en este caso los militares gobernando tras los golpes de Estado, se miran a sí mismos como única fuente de voluntad y de toma de decisiones. Ello se denota en las acciones para “limpiar” el lenguaje y conservar la cultura dominante; el lunfardo es perseguido; las milongas, carnavales y bailes populares son limitados y restringidos; además, muchos músicos son censurados en radio y televisión. Con esto se trata de negar lo distinto, se instaura una igualdad que domina y atenta contra la dignidad humana, ante tal situación era necesario defender la diferencia cultural .

Como el pueblo mismo resiste y conserva sus simbolismos que le brinda identidad, la última dictadura militar decide apropiarse de esos simbolismos para sus fines y desligar el referente cultural del pueblo mismo. A las 3 am iniciaba un programa de tango, tal programa terminaba tres horas después; ese tiempo era utilizado para torturar a personas detenidas en cárceles clandestinas. Aunado a ello, las bandas musicales militares comienzan a tocar tangos y a grabarlos. La intención era ligar el tango con la dominación y la opresión.

Con el transcurrir del tiempo se queda esta imagen, no obstante para diciembre de 2001, en plena crisis económica el argentino se confronta consigo mismo, necesita recordar sus orígenes y de ahí reafirmar su identidad que ha sido resquebrajada. Es en el tango donde encuentra sus raíces, vuelve a recuperar su sentido contestatario y de unidad del pueblo engañado y oprimido.

En Turquía, durante las protestas de 2013, manifestantes bailaron tango en el parque Gezi de la Plaza Taksim, en Estambul. Las y los manifestantes pusieron máscaras antigás, se abrazaron y desafiaron las amenazas del primer ministro Recep Erdogan; una acción no violenta que reconoce al tango como contestatario y propositivo.

En México también aparecen acciones no violentas a ritmo de tango y milonga: en el 2012 como forma de indignación en apoyo del movimiento #YoSoy132 y en contra de los resultados de la elecciones, también como solidaridad con los familiares de los detenidos el 1° de diciembre de ese año y acompañamiento a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación ante la represión sufrida en septiembre del 2013.

Este breve recorrido sólo es una invitación a la curiosidad por este ritmo que se le ha catalogado de clases poderosas y acomodadas, sin embargo, desde otra mirada es necesario recordar sus orígenes y recobrar su sentido de protesta contra las estructuras de dominación; que sí naturaleza viene desde la otredad como protesta y resistencia ante la modernidad.

Bibliografía:

Boggiano, Silvana, Tango oculto (Ese abrazo venir), Edit., Corregidor, 2011, 254 p.

Campo, Javier, Las ideas libertarias y la cuestión social en el tango, Edit. Reconstruir, disponible en: http://grupodeestudiosgomezrojas.files.wordpress.com/2009/09/ideas_libertarias_en_el_tango.pdf

Dussel, Enrique, 20 Tesis de política, Siglo XXI, 2006,173 p.

Dussel, Enrique, Ética de la liberación en la edad de la globalización y la exclusión, Edit. Trotta, 2011, 657 p.

Daily, Mail, Turquía: el último tango, http://yahel.wordpress.com/2013/06/10/turquia-el-ultimo-tango-los-turcos-bailan-tango-con-sus-mascaras-de-gas-para-desafiar-las-ordenes-del-primer-ministro-y-continuar-con-las-protestas/

Duarte Loza, Daniel, Magalí Francia, Entre la manipulación y la resistencia. Tango y folclore como sobrevivientes de la dictadura cívico-militar, Universidad Nacional de La Plata http://bellasartesestetica.files.wordpress.com/2012/08/entre-la-manipulacic3b3n-y-la-resistencia-tango-y-folclore-como-sobrevivientes-de-la-dictadura-cc3advico-militar-duarte-loza-fran.pdf

Gutman, Jorge, Los tangos censurados, http://www.denorteasur.com/asp/articulo.asp?numero=272&id=3495

Peri, Mónica, Ignacio Lavalle Cobo, Psicoango (Danza como terapia), Edit. Corregidor, 2012, 186 p.

Salas, Horacio, Lato, Tango para principiantes, Edit. Era Naciente, 1999, 175 p.

http://www.todotango.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Categorías:Músicos, Política

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: