Uruguay: crónica de otro golpe de Estado

Uruguay: crónica de otro golpe de Estado

Diana Martínez.

México DF. Uruguay como varios países de América del Sur sufrió en 1973 un Golpe de Estado el cual marcó el comienzo de la dictadura militar que se extendió de ése año hasta 1985.
El 8 de febrero, el entonces presidente Juan María Bordaberry con el propósito de controlar la efervescencia militar sustituyó al Ministro de Defensa Nacional, Armando Malet, como consecuencia ése mismo día a las ocho de la noche desde el canal de televisión del Estado, los jefes del Estado Gral. Hugo Chiappe Posse y su mano derecha anunciaron que desconocerían las órdenes del ministro Francese y reclamaron al presidente a su relevo. Debido a esto, a las diez y media de la noche desde el canal 4 (en ese entonces privado), el presidente Bordaberry anunció que mantendría a Francese en el Ministerio y pidió a la ciudadanía reunirse en la Plaza Independencia, frente a la Casa de Gobierno.
En la madrugada del 9 de febrero mediante barricadas los fusileros de la Armada cerraron la entrada a la Ciudad Vieja de Montevideo. El ejército y la fuerza aérea reaccionaron y sacaron sus tanques a las calles también ocupando varias emisoras de radio para transmitir miedo o bien exhortar a los miembros de la armada a unirse a ellos y preservar la calma y unirse a sus planteamientos.
Debido al enfrentamiento del pueblo con el ejército, se emitió un comunicado por parte de los mandos del ejército y la fuerza aérea, en el que planeaban: alcanzar o impulsar la obtención de objetos socio-económicos, incentivar las exportaciones, reorganizar el servicio exterior, eliminar la deuda externa opresiva, erradicar el desempleo, atacar los ilícitos económicos y la corrupción, organizar la administración pública y el sistema impositivo y redistribuir la tierra. Dicho comunicado se complementaría al día siguiente por la noche pues los comandantes del Ejército y la Fuerza Aérea emitieron un nuevo comunicado, el número 7 con esto varios oficiales de la Armada desconocieron el mando del Militar Naval, Juan José Zorrilla y apoyaron los comunicados del ejército y la fuerza aérea. Por lo tanto al día siguiente Zorrilla no tuvo otra opción que renunciar al comando de la armada, asumiendo éste cargo el Capitán de Navío Conrado Olazábal con lo que por fin ésta fuerza abandonó su postura constitucionalista.

la verdad Mujica2
El lunes 12 de febrero Bordaberry, presidente de Uruguay concurrió a la Base Aérea “Cap. Juan Manuel Boiso Lanza” y aceptó todas las exigencias de los mandos militares y mediante esto pactó su continuidad en la Presidencia, en lo que se dio en llamar el Pacto de Boiso Lanza. Dicho “acuerdo” encomendaba a las Fuerzas Armadas “la misión de brindar seguridad al desarrollo nacional” y establecía las formas de participación de los militares en la actividad político-administrativa. Producto de este acuerdo, nació el Consejo de Seguridad Nacional (COSENA), órgano asesor del Poder Ejecutivo creado posteriormente por el decreto N° 163/973, del 23 de febrero de 1973.

Categorías:Sin categoría

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: