Charangos en México

Farid Alvarez.

México DF. El charango es un instrumento musical de cuerdas pulsadas (cordófonos), posee 5 cuerdas dobles y mide en promedio 60 centímetros. Su origen es discutido, pero lo cierto es que nació en la zona del altiplano Peruano – Boliviano. Hablar ahora del origen del charango y de la disputa de quién lo creó, parece una discusión sin sentido, pues lo más importante es que el charango se ha convertido en un instrumento emblemático no solo de los países andinos, sino de todo el continente americano.El charango nació como un instrumento de acompañamiento, sin embargo al paso del tiempo se ha transformado en todo un instrumento solista, provocando que en todos los rincones del mundo los intérpretes hagan gala de su virtuosismo y se forjen uno con él.

dsfsdfsd

En México, desde 2008 existe una asociación llamada “Charangos en México”, asociación que en este momento es presidida por Agustín López González. “Una de las

finalidades de nuestra asociación es facilitar a la gente de México el contacto con este instrumento”, dice en entrevista Agustín López. Dentro de su trabajo en la difusión del charango, no dejan atrás la difusión también de la música mexicana. El fin de la asociación es claro, traer a México la vanguardia de los ejecutantes de charango y además de otros instrumentos como la quena o las zampoñas. Para López González, este trabajo de difusión del charango hace algunos años era muy difícil, pues solo pocas personas podían viajar a los países latinoamericanos y después volver a México con material musical e instrumentos, sin embargo con el crecimiento del internet y de las redes sociales, hoy en día es más fácil y accesible el conocer las tendencias así como a los ejecutantes de este instrumento.

Dentro de las actividades que esta asociación hace para difundir la cultura relacionada con el charango, realizan conciertos y encuentros e invitan a músicos extranjeros para como dice Agustín López: “Enriquezcan lo que ya tenemos aquí”. Una parte fundamental de su labor a futuro es la realización de talleres, pues para ellos no sólo es importante la realización de conciertos, sino también formar nuevos instrumentistas pues la mayoría de los ejecutantes de charango en nuestro país no tuvieron o no tienen una educación musical formal, muchos aprendieron solos y otros han aprendido en una especie de tradición oral. Es así que con los talleres, se intenta crear un espacio donde se aprenda un poco más formal y más técnica la ejecución de este instrumento.
Mario Román Flores, vicepresidente de la asociación “Charangos en México” en entrevista nos cuenta que su asociación está bien organizada y cada uno de ellos ejerce un puesto dentro de su organigrama, sin embargo al ser una asociación sin fines de lucro, todos sus integrantes tienen otras actividades laborales, por lo que todos se ayudan en determinado momento supliendo las funciones de los demás, la prioridad parece ser el sacar adelante el trabajo de la asociación y evitar los protagonismos. Román Flores nos cuenta acerca de su financiamiento: “nos manejamos por autofinanciamiento, es algo complicado subsistir dentro del medio de la música, tienes que tocar muchas puertas para poder conseguir un espacio, ya no digamos los medios económicos sino conseguir un espacio”. Nos cuenta por ejemplo que la asociación trabaja con el FARO de Oriente (proyecto de la Secretaría de Cultura del Distrito Federal creado en el 2000), “ellos (el FARO) nos apoyan con la comida y el hospedaje para los músicos, entonces es un modo de autogestión, los compañeros que llegan a venir del extranjero vienen financiados por sus países y nosotros combinamos los esfuerzos aquí (…) no hay una entrada de dinero, desembolsamos tiempo” dice.

Sus planes a futuro son el establecerse formalmente como asociación civil, pues con esto podrán generar convenios e intercambios donde los músicos mexicanos viajen a otros países para que se conozca el trabajo que hay en torno al charango. Guillermo Salazar, secretario de “Charangos en México” nos cuenta que “desafortunadamente un problema que tenemos en México es que la parte cultural no es muy seguida por los mexicanos, no está muy arraigada y nos está costando mucho trabajo, estamos muy acostumbrados a lo comercial, muchos grupos han hecho esta música comercial pero lo que buscamos nosotros es la parte cultural, los extranjeros nos vienen a aportar bastante”.

Una de las cosas en las que ha distinguido esta asociación es la creación de un método para charango, el autor fue el presidente de la asociación Agustín López. “Afortunadamente Agustín (López) se atrevió a hacer este método, es un paso bastante gigante, porque ese método está llegando a varios lugares y mucha gente está interesada por él, por todo el trabajo que se está haciendo en México” dice Guillermo Salazar. A pregunta de un servidor acerca del boom de la cumbia andina en nuestro país Salazar nos dice: “la música es universal, lejos de venir a afectar yo creo que si ha ayudado un poco a hacer la difusión, finalmente esto se ha vuelto más comercial, pero yo creo que si ha venido a apuntalar un poquito a mucha gente que ya conocía el instrumento (el charango) y conocía la música, tienes la ventaja de tomar a esos grupos (Askis y Llayras) de referencia para decir que esa es la música andina, nada más que desafortunadamente ellos ya hicieron una adaptación para hacerla comercial y lo que nosotros estamos haciendo es la parte cultural, dentro de lo que están haciendo ellos yo creo que en sus posibilidades han ayudado a la difusión de esta música”. Román Flores sobre el mismo tema: “ellos han hecho su esfuerzo de difundir esta música, pero si tú vas a un baile de “Los Askis” hay dos mil o tres mil gentes, vamos a FARO de Oriente con este grupo legendario “Los Incas” y pues van 300 gentes, no es nada, la gente se va mas por lo comercial que a rescatar sus raíces.

Una de las cosas que nos ha llamado la atención en la música de nuestro continente es la pérdida de la ideología progresista en el cantar latinoamericano. La música en Latinoamérica se consolidó con los movimientos políticos y sociales de los años sesenta y setenta, a pregunta de un servidor sobre si ha habido una pérdida del sentido contestatario de la música, Mario Román Flores vicepresidente de Charangos en México nos dice: “dio un giro completamente, ya lo que anteriormente se conocía como música latinoamericana o música folclórica que era de izquierda, que era música de protesta, ya hoy tienes géneros románticos, géneros muy vivos sin dejar a un lado la protesta, nada más con otro sentido, ya no es música de protesta si no de concientización”.

Sin duda en nuestro país necesitamos este tipo de organizaciones que busquen difundir las diferentes manifestaciones de nuestra región latinoamericana, cualquier persona se puede acercar a la organización, solo buscan personas que sientan amor por la música y sonido de este instrumento. Charangos en México se encuentra en Facebook.

Categorías:Músicos

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: