José Martí A 160 años de su nacimiento

José Martí A 160 años de su nacimiento

Juan Alberto García
En la lucha contra el yugo de los tiranos que aprendían y sometían a nuestra América Latina, por medio del oscurantismo, la servidumbre y el despotismo han participado hombres virtuosos que siendo firmes a sus principios quedaron grabados  en la historia por haber luchado contra la desigualdad, la injusticia. Por proclamar la libertad, el laicismo, la fraternidad y el librepensamiento en pro de América Latina.
Entre los próceres que han defendido la causa latinoamericana se encuentran los precursores Sebastián Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José Francisco de San Martín y Bernardo O’Higgin.
En cuba la lucha independentista se gestó en un proceso que se divide en tres etapas; Tres guerras; La Grande, la chica y la necesaria. La primera sublevación se da en el  año de 1868 en la llamada Guerra de los Diez Años donde se buscó como objetivos principales la independencia de cuba y la abolición de la esclavitud. Cabe destacar la participación de José Martí en el proceso de la emancipación cubana. Personaje clave en la lucha.
En este artículo se va a comentar a grosso modo la vida de José Martí, su relación con la masonería y su participación en la independencia cubana. 
No es un secreto que José Martí fuera un masón, aunque existió una controversia de si perteneció o no a las filas de la masonería. Ya que él se expresaba abiertamente sobre esta Institución y su afiliación.
 “Obrar irrevocablemente, perfeccionar el ejercicio de la libertad, preparar a los ciudadanos a la vida pública, ayudar al logro de toda noble idea, estos son, sin uno más, sin nada de incógnito, sin nada oculto, son los misterios de la orden masónica”. Comenta Torres cuevas en su obra “Historia de la Masonería Cubana”. 
La controversia terminó debido a la investigación realizada por Samuel Sánchez Gálvez, donde muestra pruebas documentales de su pertenencia a la orden, en su obra; “Martí ciñó el mandil”.
José Julián Martí Pérez nace  en la Habana Cuba el 28 de enero de 1853. Hijo de Mariano de los Santos Martí Navarro y de Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez Cabrera.
Desde joven profesaba ideas revolucionarias por lo que a los dieciséis años de edad lo sentencian por el delito de infidencia, es encarcelado en la Prisión Nacional, su pena es condonada pero lo destierran a la isla de los pinos, debido a la intervención y gestión  de su padre y madre, es deportado a España.
Realizando en este país  sus estudios de Filosofía, Letras y Derecho. Es esta la  etapa fundamental de su vida para comprender el actuar de este personaje en el escenario político. En 1871 fue iniciado como masón en la logia Caballeros Cruzados No 62, perteneciente al Gran Oriente Lusitano Unido.
En el año de 1878 vuelve a Cuba funda el club central revolucionario. Se produce un nuevo levantamiento y es deportado nuevamente a España, por tener relación con la guerra chica.
El 10 de abril de 1892 constituye oficialmente el partido revolucionario  cubano, el objetivo de este partido fue darle dirección al proceso emancipador de cuba.
En el año de 1894 firma con José María Rodríguez, representante de Máximo Gómez y Enrique Collazos el plan de la fernandina, con el fin darle curso nuevamente a la lucha independentista, pero este plan fracasa.
En 1895 se firma la orden de alzamiento contra el dominio español; por lo que el 25 de febrero estalla la última guerra cubana, con el conocido grito de Oriente.
El 25 de marzo en la localidad de Montecristi (República Dominicana), José Martí se reúne con  Máximo Gómez y ambos firman el manifiesto de Montecristi donde  se exponen las causas de la guerra.
El 19 de mayo de 1985 se cumple el destino de José Martí; muere como hombre de honor; en la lucha por la independencia cubana.
No cabe duda que José Martí se formó con las enseñanzas masónicas; pero no solo se quedó en el discurso, lo reflejo en sus acciones, concordando con su principios.
Luchando así contra los tiranos y usurpadores que atentaban contra la dignidad del pueblo cubano, no lo hizo por satisfacer  un bien personal, sino por uno más ambicioso, el  colectivo; la  emancipación de  una nación.
Comprendió que el bien personal es anodino, fútil, tan solo es el reflejo de la mezquindad que corroe la conciencia y que el único bien trascendente y durable es el colectivo. 
FUENTES

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: