Letras: Beatriz Escalante Ejemplo de excelencia

Karen Soto

[…Siempre he sido hedonista, y es una actitud  que promuevo entre mis discípulos. Me parece una disposición inteligente orientarnos al disfrute de la vida, contra la ira, la neurosis y el espontáneo mal humor que provoca en nosotros (si no nos defendemos) la vida moderna de las grandes urbes, la tecnología siempre cambiante…]

La vocación de Beatriz Escalante por la enseñanza la llevó a estudiar la licenciatura en Pedagogía en la FES Acatlán y terminar su preparación con el doctorado en la Universidad Complutense de Madrid en Ciencias de la educación. Su trayectoria escolar es impecable, llevándola desde muy temprana edad a recorrer el mundo por medio de múltiples instituciones que le otorgaron  —y continúan otorgándole—  becas completas para  la investigación y desarrollo profesional. Dentro del campo laboral destacan sus cursos de escritura creativa;  ha capacitado a empresas y particulares de renombre; participa como jurado en concursos de novela a nivel nacional e internacional, dirigió el programa de radio Gramática inolvidable que hasta hace unos años se transmitía por Radio Educación, es requerida por diferentes editoriales a impartir conferencias acerca del uso del idioma, entre otras cosas.

Nacida en Yucatán trae consigo una jovialidad que contagia: sus  ganas por superarse cada vez más las esparce entre jóvenes estudiantes que sueñan con que sus creaciones literarias sean perfeccionadas teniendo así algunos becarios que acuden a sus talleres de escritura creativa. Muchos de ellos no lograrían ingresar a algún taller del mismo carácter por la rigidez de éstos o por cuestiones económicas, y por cuestiones económicas no solo me refiero a la escasez de recursos, sino a la falta de apoyo de padres o familiares que consideran la escritura la mejor manera de morir de hambre. Ella ha demostrado a quienes juzgan de pobretones a los escritores que es posible no solo sobrevivir, sino vivir de la creación literaria. Su método de enseñanza no consiste en derrumbar o en despreciar a los novatos —adultos o jóvenes— por lo precario de sus textos: ella los guía para que aprendan a reconocer sus propios errores: enseña la autocrítica y que la amplia variedad de palabras del español permite a una persona corregir los defectos de sus textos sin maltratarse o a los demás. Por medio de estos talleres algunos han logrado publicar en las antologías que ella dirige, teniendo así el primer paso en la larga y complicada búsqueda por  difundir su obra.

 La variedad de sus publicaciones, los temas y su naturaleza deja a la luz los campos en los que se ha perfeccionado: ese es el caso de su colección de libros de ortografía y gramática titulados Ortografía para escritores y periodistas, Ortografía al día, Verbos: las dudas de todos los días y Curso de redacción para escritores y periodistas. Éste último ha alcanzado ya la decimo tercera edición con una enorme difusión en lugares donde la lengua hispana es requerida. Estos libros fueron creados con su propio método de enseñanza, pulido por las experiencias grupales e individuales en el ejercimiento de su profesión: estudiarlos es —literalmente— tenerla enfrente. De la claridad de las explicaciones y la facilidad de sus ejercicios surge un placer autodidacta.

Algunas de sus obras son Júrame que te casaste virgen, El paraíso secreto, La escuela del amor, Los pegasos de la memoria, El marido perfecto, Como ser mujer y no vivir en el infierno, Diccionario infantil ilustrado. Ha colaborado y dirigido antologías de cuentos como Días de pinta, Atrapados en la escuela, Atrapadas en el erotismo. La más reciente de estas antologías es Somos adolescentes ¿y ke! donde utiliza en el título uno de los recursos de las actualizaciones de la Real Academia Española.

Cabe mencionar que hace hincapié en las nuevas actualizaciones del idioma, ya que, como en cualquier campo de trabajo, los nuevos recursos y reglas sirven para cuidar al idioma de las recientes deformaciones.
No extraña que su lema de vida sea la excelencia. Con una vocación por nunca dejar de aprender cosas nuevas y por mantenerse a la vanguardia en el campo literario Beatriz Escalante es, sin duda, el resultado de la tenacidad y el esfuerzo. Un ejemplo de vida para el mundo.

Categorías:Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: